Repaso del año: selección de los mejores momentos del Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo

English text available at/Texto original en inglés disponible en:
https://news.wtm.com/the-year-in-review-my-highlights-of-the-international-year-of-sustainable-tourism-for-development/

 

20 de diciembre de 2017

 

El Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo está llegando a su fin. A modo de resumen, he hecho una selección sumamente personal de los titulares más destacados de 2017.
 

De Bahía Montego a Kigali, en 2017 se realizaron muchas declaraciones. La más importante es la Declaración de Berlín: Transformar el Turismo, en la que se sostiene que “la autodeterminación de las comunidades debe ser el núcleo de cualquier desarrollo turístico”.
 

También se hicieron varias promesas, tanto por parte de la Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas (United Nations World Tourism Organization, UNWTO) como del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (World Travel & Tourism Council, WTTC). Venecia e Islandia, dos destinos en constante lucha contra la saturación turística, hicieron públicas las suyas. Y este mes, la República de Palaos, estado insular situado en el océano Pacífico, recibió más prensa que nadie con su Compromiso de Palaos, que ahora se incluye en el sellado del pasaporte de todos los turistas que ingresan al país.
 

Mientras que estas promesas se centraron en el papel que desempeña el comportamiento de los turistas, algunas empresas expresaron su compromiso a través acciones algo más significativas. Tanto Expedia como Thomas Cook afirmaron que dejarían de respaldar ciertas atracciones con animales debido a la sospecha de que no se esté priorizando su bienestar. Instagram agregó advertencias para informar a los usuarios sobre la crueldad de las autofotos con animales salvajes.
 

World Expeditions, Projects Abroad e Intrepid Group afirmaron que dejarían de participar en el turismo de orfanato. Y a finales del año, responsibletravel.com lanzó una campaña para hacer hincapié en el daño ambiental causado por los centros de esquí que dependen de la nieve artificial y se comprometió a “promocionar únicamente las vacaciones de invierno en lugares donde no se produce nieve artificial o que se programen para una época del año en que no sea probable que se fabrique nieve artificial”.
 

Banksy combinó la política, el arte y el turismo con la inauguración de su “hotel amurallado” (Walled off Hotel) en Belén. Varios pilotos de aerolíneas alemanas se negaron a ejecutar deportaciones de refugiados cuyos pedidos de asilo fueron rechazados. Airbnb estrenó una nueva plataforma para ofrecer alojamiento a refugiados. Y el festival estival italiano de turismo responsable ITACA escogió como tema general a los viajeros y migrantes.
 

Oxfam Canada publicó un informe que pone en evidencia la explotación de las mujeres que forman parte del personal de limpieza de los hoteles, mientras que Shiva Hotels implementó un plan de acción para actuar contra la esclavitud moderna en el sector hotelero. Hacia finales del año, la revista Time incluyó a los trabajadores hoteleros en su portada “Persona del año”. En esta ocasión, el homenaje fue para las personas que rompen el silencio (“The Silence Breakers”), entre ellas “la encargada de limpieza de hotel que nunca sabe, mientras cambia las toallas y limpia los baños, si un huésped la va a arrinconar en una habitación de la cual no puede escapar”.
 

Durante el año se pusieron en práctica varias iniciativas para medir con mayor precisión el impacto del turismo en el medioambiente y en las comunidades donde sucede. Las Universidades de Griffith y de Surrey presentaron la plataforma Global Sustainable Tourism Dashboard. Greenview inauguró un portal para que a los hoteles les sea más sencillo recopilar información sobre el medioambiente. La Asociación Internacional de Turismo (International Tourism Partnership, ITP) creó la herramienta Water Risk Monetizer, que ayuda a los hoteles a evaluar los riesgos relacionados con el agua. En conjunto, Greenview e ITP publicaron un informe en el que afirman que los hoteles deben reducir sus emisiones de carbono en un 90%.
 

En Botsuana se introdujo un impuesto turístico de $30. En Ámsterdam aumentaría el monto de la tasa actual, y en las Islas Baleares, se duplicaría. Venecia impuso considerables multas a los turistas que se comportan mal.
 

En Kerala, se anunció la estrategia estatal “Misión de Turismo Responsable”. Suecia (el país entero) ahora se encuentra disponible en Airbnb. Después de haber cuantificado el valor de los arrecifes de todo el planeta y publicado el Atlas sobre la Salud de los Océanos (Atlas of Ocean Wealth), The Nature Conservancy trabajó junto a Swiss Re para emitir la primera póliza de seguro del mundo para un arrecife de coral, de cuyas primas se hacen cargo las empresas turísticas locales.
 

Sin embargo, todas estas respuestas fueron puestas en perspectiva cuando los líderes de los Estados del Caribe, cuyos países todavía sufrían las devastadoras consecuencias de los huracanes Irma y María, pidieron el apoyo mundial para un ambicioso plan con el objetivo de ayudar a sus islas a crear la primera “zona climáticamente inteligente” del mundo.
 

La última mención de 2017 es para los pueblos originarios de todo el mundo. Un aplauso para G Adventures que, en colaboración con líderes nativos, publicó una serie de pautas de turismo responsable para viajes que involucran a pueblos indígenas (Responsible Travel with Indigenous People Guidelines). Me alegra saber que, desde 2019, estará prohibido escalar Uluru.
 

Mi historia favorita del año es poco conocida. Está relacionada con la tribu originaria Whanganui Iwi, que ganó una batalla centenaria sobre los derechos del Whanganui, el río navegable más largo de Nueva Zelanda. Este año, el parlamento de ese país aprobó el proyecto de ley Whanganui River Claims Settlement Bill, que reconoce las injusticias pasadas, declara que el río es “una entidad viviente e indivisible” y le garantiza un estado similar al de un ser humano. Ahora cuenta con dos representantes humanos, que tienen como función defender sus derechos. Se trata de un concepto tan nuevo que nadie sabe bien cómo evolucionará.
 

Sin embargo, al igual que con los trabajadores hoteleros, se ha roto el silencio. Y si esto significa que finalmente se le ha dado una voz legalmente reconocida a la naturaleza, estaré muy atento a lo que esta tenga para decir en el futuro.
 

-----

 

World Travel Market reúne a integrantes del sector turístico de todo el mundo mediante destacados eventos globales, contenido interesante y poderosas herramientas para establecer contactos. Con varios años de experiencia y nuestra pasión por la innovación, forjamos el futuro del turismo y la manera en que se hacen negocios.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

epuntillo
Recent Posts
Publicaciones recientes
Please reload

Archive - Archivo
Please reload

Search By Tags
Buscar por etiquetas
Please reload

Copyright 2017 epuntillo.com